Corte Suprema vota a favor de ley contra indocumentados en Arizona

Por Nelson A. Castillo |
26 May. 2011 |
Por Nelson A. Castillo
26 May. 2011

La Corte Suprema de Estados Unidos, en un voto de 5 a 3, esta mañana avaló una ley de Arizona que permite al estado castigar severamente a empresas que contratan a inmigrantes indocumentados y autoriza el uso obligatorio del programa federal E-Verify para verificar el estatus migratorio de los empleados.

En su resolución, la mayoría de los jueces consideran que la ley, titulada por Arizona «Legal Arizona Workers Act”, permite a las autoridades de ese estado a revocar o suspender licencias a empresas o comercios, inclusive hasta cerrar negocios que contraten a sabiendas a trabajadores indocumentados.

Los jueces que votaron a favor de la ley son John Roberts, Antonin Scalia, Anthony Kennedy, Samuel Alito y Clarence Thomas.

Los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor votaron en contra, argumentando que la ley de Arizona impondrá cargas adicionales a empleadores que operan legalmente.  Además, expresaron preocupación de que empleadores temerosos, al tratar de cumplir con las nuevas imposiciones del estado, podrían caer en discriminación laboral ilegal al momento de contratar a empleados.

La juez Elena Kagan no participó en el caso debido a que anteriormente ocupó el cargo de procuradora general («Solicitor General») ante la Corte Suprema para la administración del Presidente Obama.

La ley «Legal Arizona Workers Act» fue avalada en el 2007 por la entonces gobernadora de Arizona Janet Napolitano.  La Cámara de Comercio de los Estados Unidos y diversas organizaciones de derechos civiles disputaron la ley, llevando el caso “Cámara de Comercio versus Whiting” ante la Corte Suprema.

La decisión de la Corte Suprema es una victoria para el gobierno de Arizona y un duro revés a la administración Obama que insistía que los gobiernos estatales no tienen autoridad para regular leyes federales en asuntos de inmigración.

Esta decisión deja un precedente que podría abrirle el camino a otros estados y ciudades a adoptar leyes similares a la de Arizona.

¿Te ha gustado la lectura?

0 comentarios