Triunfo en caso de niño inmigrante detenido en la frontera

Por Nelson A. Castillo |
12 Mar. 2015 |
Por Nelson A. Castillo
12 Mar. 2015

Tengo excelentes noticias sobre el caso de un menor que he estado representando en la Corte de Inmigración y el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Tras cuatro años de arduo trabajo, trámites y presentaciones en oficinas del gobierno federal, ayer obtuvimos una gran victoria para Domingo López.

El USCIS finalmente le otorgó la residencia permanente por medio del Estatus de Inmigrante Especial Juvenil.

Nelson A. Castillo y Domingo López

El abogado Nelson A. Castillo celebra con Domingo López que el USCIS le otorgara al adolescente la residencia permanente.

Cuando lo conocí, y comencé a representarlo en el 2011, Domingo era un adolescente de 16 años que había arriesgado su vida para llegar a los Estados Unidos, escapando de la pobreza y el abuso en su natal Guatemala.

Al llegar aquí, él, como tantos otros niños inmigrantes, fue detenido en la frontera.

Tras salir del centro de detención de menores en Texas, se reencontró con un hermano en Los Ángeles y buscaron asesoría legal. Así llegaron a la organización Kids in Need of Defense (KIND), que ofrece ayuda legal gratuita a niños inmigrantes.

Como yo soy abogado voluntario para KIND, me asignaron el caso.

Domingo tenía miedo de ser deportado al país donde había sufrido tanto – donde desde la edad de 12 años tuvo que defenderse y rebuscárselas solito, en las calles de Guatemala vendiendo comida y usando el poco dinero para sobrevivir.

Con la ayuda de la abogada Victoria J. Ianni, primero conseguimos que una corte estatal de California emitiera una orden que protegiera a Domingo para que no fuera regresado a Guatemala porque había sufrido abandono, negligencia o abuso por parte de uno o ambos de sus padres.

Luego, presentamos solicitudes con el USCIS para que le designaran el Estatus de Inmigrante Especial Juvenil.

Gracias al esfuerzo colectivo de mi trabajo, el de la abogada Ianni, KIND y USCIS, que aprobó y otorgó su residencia permanente, Domingo podrá comenzar una nueva vida en los Estados Unidos.

Domingo ahora está trabajando, pero su sueño es poder ir a la universidad cuando tenga el dinero para hacerlo.  Estoy seguro que logrará su meta. De todo corazón, le deseo mucha suerte.

Como él, hay miles de otros niños que recientemente llegaron a los EE.UU y que podrían ser elegibles para este tipo de visa. Es importante que busquen asesoría legal con organizaciones sin fines de lucro o abogados privados para analizar los casos y buscar la mejor vía para proteger a estos niños.

 

¿Te ha gustado la lectura?

0 comentarios